Literatura

Entrevista a Juliana Echeverri, autora de «Los grises sobre el lienzo»: «Abrir la mente es un acto de rebeldía».

By  | 

Entrevista a Juliana Echeverri (@juli_escribe), una escritora medellinense que acaba de publicar su primera obra, Los grises sobre el lienzo. De su debut literario, asegura que ha disfrutado especialmente de ese momento en que los personajes toman vida propia y le arrebatan el control de la historia, de los diálogos. También confiesa que, más que respuestas y certezas, en su obra prefiere ofrecer al público preguntas que lo muevan al debate y la reflexión.

Entrevista a Juliana Echeverri

La primera pregunta es la más complicada: ¿qué has descubierto sobre ti misma que no sabías escribiendo tu primer libro?

¡Que nada sé! Para mí escribir la novela no fue un ejercicio de catarsis, fue una declaración de preguntas que tengo sobre la forma en que funciona la sociedad y que hemos elegido perpetuar porque no hay espacio para la reflexión, ni para el diálogo. En un mundo donde nos han enseñado que cambiar de opinión es mediocridad, decidir abrir la mente y ubicarse entre los grises, lejos del blanco y del negro, es prácticamente un acto de rebeldía.

A lo mejor fue por eso que mi editor cuando terminó de leer, me dijo que era una revolución.

Háblanos un poco sobre tu debut literario, ¿cómo definirías Los grises sobre el lienzo para quien no la conozca?

Es una novela que plantea reflexiones profundas respecto a los flagelos de la sociedad, de una forma cotidiana. Acerca un poco los significados y simbolismos que yo he encontrado en expresiones artísticas tan importantes como el Guernica, para que los lectores puedan confeccionar su propia versión de las cosas y al final comprendan que hay tantas obras como espectadores. 

¿Y qué parte has disfrutado más escribiendo?

Los diálogos, porque es cuando le entrego la bola a los personajes y dejo que ellos jueguen su juego. ¡Y vaya si me sorprendo! Muchas veces me cambiaron el curso de la historia y yo simplemente los dejé, pues pensaba: si ya tienen vida propia es porque no me necesitan. He escuchado cómo a veces se refieren a los novelistas como a esos jugueteros con sus marionetas. Ese no podría ser mi caso, porque nunca he sentido que tengo el control de mis personajes. Ellos son quienes controlan la historia.

Al igual que tu protagonista, Violeta, tú también quedaste fascinada por el Guernica la primera vez que lo viste, ¿no es así?

Así es. De hecho, hago una pequeña aparición con mi esposo dentro de la novela. Yo soy la chica fascinada con las respuestas de Violeta cuando su profesora le pregunta por lo que ve. Solo que en la vida real Violeta no es una mujer, sino una niña de unos 4 años que visitaba el museo con sus compañeritos del kinder. Ver la obra, personaje por personaje, como ella hizo que la pintura no tuviera una, sino múltiples realidades y ninguna menos válida que la otra.

No se debe juzgar un libro por su portada, pero hay que decir que la de Los grises sobre el lienzo es muy llamativa. ¿Cómo de importante es para ti la portada de un libro?

Para mí el tema de la portada se volvió importante cuando terminé mi propia novela. Entendí que la estética de la portada no solo debe hacer alusión al tema del libro sino también al género, al mercado objetivo e incluso a la plataforma donde se distribuya. He visto el mismo libro con diferentes portadas, unas me gustan y otras no… Entonces, como marketera, entiendo que son formas que responden a deseos o entornos específicos y que eso está bien.

En mi caso específico, tuve la fortuna de contar con un artista de portada que leyó mi libro, entendió mi intención y se acercó de forma muy fiel y estética a lo que representa para mí la novela.

Portada los grises sobre el lienzo
Portada «Los Grises sobre el lienzo».

Te desempeñas como profesora, como columnista y ahora también como escritora, ¿en cuál de estos ámbitos te encuentras más cómoda?

En ninguno. Pero quiero explicar algo: para mí la incomodidad no es algo dañino. De hecho, es un estado que me mueve, me reta, me anima a descubrir más y a evolucionar.

A mis estudiantes y a mis lectores jamás les quiero dar respuestas, sino al contrario, generarles más preguntas y espacios de conversación para ampliarles las perspectivas y profundizarles el conocimiento. 

¿Tienes pensado convertir la historia de Los grises sobre el lienzo en una saga?

Sí. Ya estoy escribiendo una segunda novela. Su nombre tentativo es A contraluz, donde quiero hacer evidentes los contrastes entre sus personajes y sus realidades.

¿Qué es lo mejor y qué lo peor que has encontrado a la hora de autopublicar tu libro?

Lo mejor: la autonomía y producir bajo demanda. Esto es sin duda un beneficio grandísimo para los nuevos escritores como yo que aún no tienen una audiencia conformada ni unas ventas garantizadas.

Lo peor: creo que todo hace parte del proceso, no encuentro algo que me afecte o me dañe en algún sentido.

El libro «Los grises sobre el lienzo» lo puedes encontrar en este enlace: comprar libro «Los grises sobre el lienzo«.

Puedes leer más artículos de Eva Fraile aquí o en la sección de literatura.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: